Luego que se diera a conocer el caso de la joven que sufrió un aborto en Kanasín, la madre de la fallecida rompió el silencio de lo sucedido

KANASÍN.- Familiares de Ruby, confirmaron la muerte de la joven, de 32 años de edad, que sufrió un aborto y estaba internada en una “clínica” ubicada en el centro de Kanasín.

Catalina C. H. madre de la joven, señala que la occisa estuvo “internada” en ese lugar desde el sábado por la mañana, aclarando que no llegó a abortar como se dijo en un principio.

Explicó que la joven comenzó a presentar fiebre y le comenzó a faltar el aire, por lo que la llevaron a la unidad familiar del IMSS, dónde le indicaron que su hija tenía que ser ingresada inmediatamente en un hospital y le extendieron una orden médica.

La mujer decidió buscar una segunda opinión y la llevó a una farmacia con consultorio médico, dónde le indicaron que no podían atender a la joven debido a su estado de salud y le recomendaron llevarla a un hospital, pues ya tenía una orden médica.

Te podría interesar: Tras presunto aborto, joven de Kanasín perdió la vida en el hospital

No quería que la intubaran

Yo tenía miedo de que la intubaran, y decidí ir con la ‘doctora’, porque hace años atendió a una hija mía, le dio recetas médicas y mi hija quedó bien”, señala la señora, a quien se pudo entrevistar en las instalaciones del Servicio Médico Forense de la Fiscalía General del Estado.

Al llegar al domicilio, la “doctora” no dudó en atender a la joven, la metió a un cuarto y ahí le suministró oxígeno para “estabilizarla”, hasta que la muchacha quedó inconsciente, de modo que de todas maneras fue intubada. Aclaró que sí estuvo con su hija en ese momento.

Su estado de salud se complicó

Sí nos dejaron entrar a la casa, de hecho nos turnábamos para cuidarla”, señala la madre, quién también confirmó que a la joven se le realizó una transfusión de sangre avalado por una persona que dijo ser químico.

Te podría interesar: Triste tarde: hombre encontró a su esposa sin vida en su tienda

Sin embargo, dicha persona no realiza labores en el lugar, quién les cobró casi 10 mil pesos solamente por la transfusión de sangre, en total, por este y otros servicios la mujer habría pagado cerca de 50 mil pesos.

Pero las cosas empeoraron el domingo cerca del mediodía, las personas que atendían a Ruby les informaron que había tenido un aborto, y que estaba muy grave. Nadie sabía que estaba embarazada, ni ella. La doctora le puso una sonda y cuando se la quitó fue que ocurrió el aborto”, señala la señora.

La señora Catalina habría señalado a quienes atendían a la mucha su intención de trasladarla a un hospital, pero tanto la “doctora” como sus hijos le indicaron que era un riesgo, porque la muchacha estaba muy grave.

Entonces otro familiar de la joven decidió llamar al 9-1-1 para pedir orientación de un traslado, lo que le hicieron saber a los “enfermeros”, hijos de la “doctora”, pero uno de ellos le dijo que los paramédicos solamente iban a manosear a la joven.

Finalmente la familia decidió solicitar ayuda a los servicios de emergencia para el traslado, por lo que ayer lunes en la noche llegó una ambulancia de Kanasín y una patrulla a verificar lo que sucedía.

La “doctora” no cuenta con cédula profesional

“¿Esto es un hospital?, le habrían preguntado los policías a los “enfermeros”, ya que en el edificio no existe algún letrero que lo advierta, además de que en un principio se negaron a dejar pasar a la policía al consultorio.

Te podría interesar: ¡Otra tragedia! Trailero falleció atropellado en la Mérida-Chetumal

“No, es un consultorio”, señalaron a los policías. “¿Tienen cédula profesional?”, les cuestionaron nuevamente y la respuesta, de nuevo, fue negativa, explicó otro familiar de Ruby. En el Registro Nacional de Profesionistas, que es de orden público, no se hallo ninguna cédula con el nombre de la persona señalada cómo médico del lugar.

La muchacha, finalmente fue trasladada a un hospital, dónde murió minutos después de haber ingresado.

Interpusieron su denuncia en la Fiscalía

Ayer los familiares acudieron a la Fiscalía General del Estado para realizar los trámites que corresponden. La misma dependencia inició una carpeta de investigación y se habla de dos personas detenidas, los hijos de la mujer quienes hacían la función de enfermeros, pero la encargada no fue detenida.

Vecinos de la zona señalaron que el lugar así ha funcionado desde hace muchos años y lo conocen como “Centro de Asistencia San Lázaro”, pero en la fachada sólo hay un letrero que dice “Distribuidora”, tampoco se advierte de algún servicio médico que se preste en el lugar.

Explicaron que mucha gente acude allá porque “cobran barato” la atención médica, se expiden recetas médicas y ahí mismo se han atendido a pacientes covid.

El lugar, por el momento, quedó parcialmente clausurado por la Secretaria de Salud de Yucatán. Colocaron sellos a tres cuartos mientras se realizan las investigaciones pertinentes.

Con información de Gabriel Chan

Síguenos en Facebook

ALCHILE Síguenos en Google News