bar calle 59

El joven Edgar Apolinar brinda conferencia de prensa para dar a conocer los hechos ocurridos en un bar de la calle 59 y sobre los avances de la demanda

CAMPECHE.- Entre lágrimas, con la voz cortada por aguantarse las ganas de llorar, el joven Edgar Apolinar, quien fuera brutalmente golpeado y supuestamente discriminado la semana pasada en un conocido bar de la calle 59, brindó una conferencia de prensa para dar a conocer su versión de los hechos, así como el avance del proceso legal que está haciendo contra quien resulte responsable de las lesiones que sufrió por personal de “Odisea”.

Te puede interesar: Menor grave luego de tomar pastillas y cortarse las muñecas en su casa ubicada en la colonia Bellavista

Minutos antes del mediodía Edgar llegó al café del Centro donde había citado a los medios de comunicación, a simple vista se le notaba cansado, tenía la mirada perdida y un semblante con un miedo evidente, se sentó, respiró y comenzó hablar, pero no había pasado ni siquiera dos minutos de comunicación cuando pasó lo inevitable, las lágrimas de ganaron, el llanto por la impotencia de recordar lo que le había sucedido pudo más.

Se le preguntó cuál era el motivo de la rueda de prensa, a lo que comentó, “realmente es la agresión que sufrí el viernes 12 de agosto por parte del personal de ‘Odisea’, actos de discriminación, abuso, uso extrema de fuerza, violencia, intento de robo y daños a la moral, entre muchas otras cosas que trae no solo el personal, si no la administración del bar y todos los implicados que a lo largo de no solo la experiencia que yo sufrí, si no de muchas otras personas, que también han sido violentadas, agredidas, y han abusado de sus derechos sin que alguien haya recibido el más mínimo castigo o consecuencia de todos estos actos que no solo yo he sufrido”, comentó Edgar, quien tuvo que detenerse unos momentos, pues como se mencionó anteriormente, el llanto le ganó al recordar todo lo que había sucedido.

Mientras Edgar se estabilizaba, la activista de la comunidad LGBTTTQ+, amiga del afectado y quien lo ha estado acompañando en este proceso legal, Michelle Silva, brindó un mensaje a los medios de comunicación, en el que narró otras agresiones que se han sufrido en el mismo bar, así como un mensaje de concientización a los medios comunicación para que las personas que lo vean, puedan entender por lo que han pasado varias personas, no solo Edgar, en dicho antro y en otros lugares de la ciudad, la activista dijo que no se está buscando una remuneración económica o que se cierre el bar, expuso que se busca es que se haga justicia, que el caso no quede impune, que los responsables paguen por los daños ocasionados a Edgar.

Ya un poco más calmado Edgar comenzó a narrar como fueron los hechos, dio su versión, la cual no tenía ni un poco que ver con el comunicado que emitió el bar en cuestión, dijo que el junto sus amigos la estaban pasando bien sin afectar a nadie, puntualizando que hay cámaras dentro del comercio que pueden afirmar su versión, diciendo que espera que los dueño de este lugar no se nieguen a mostrar las cámaras a las autoridades, él dijo que brindará todas las evidencias que tienen para la investigación.

Manifestó que la persona que se le vio que lo agredía en el video que circula en redes sociales, llegó de la nada y lo miró con una mirada de odio, lo agarró del cuello y mientras lo sacaba a la calle 59 donde estaba el bar, ahí le empezó a decir múltiples ofensas que el afectado prefirió omitir para no sentir lo que sintió en ese momento, de resto pasó todo lo que los campechanos ya conocen, fue agredido y posteriormente detenido, donde manifestó que estuvo 36 horas en los separos sin saber qué pasaría con él, pues los custodios le decían que si pasaba hasta 48 horas ahí, podría parar hasta kobén, por lo que el mundo casi se le vino abajo, pues él no tenía ni cómo comunicarse con sus familiares, pues su celular lo tenían en el bar.

Edgar agradeció a todas las personas que aún si conocerlo lo apoyaron, dijo que él no esperaba que su denuncia tuviera el auge que tuvo, pues esto se volvió una noticia nacional.

El joven manifestó que no solo el agredido, pues una mujer y otra persona también lo fueron, pero quien se llevó la mayor parte de la “paliza” como el mismo afectado comentó, fue el, pidió a los otros afectados que no tengan miedo y que alcen la voz para denunciar.
Por cuestiones legales, Edgar no pudo abundar más en el tema, pues podría entorpecer en el proceso de investigación.

Manifestó que ni una persona por parte de la empresa se ha comunicado con él, no han demostrado algún interés por hacerlo, dijo que hay cuentas falsas que se la han pasado mandado mensajes a través de redes sociales para humillarlo.

Edgar en todo momento estuvo acompañado de su madre, quien lo consolaba cada que las lágrimas le ganaban al joven, expuso que ninguna persona va a demostrar empatía hasta que no viva una situación simular, agradeció que pudo brindar una conferencia de prensa con su hijo vivo, pues recordó que lamentablemente en otros estados, derivado de las agresiones a la personas de la comunidad LGBTQ+, estos lamentablemente mueren, mencionando el reciente caso del joven en Mérida, con lágrimas en el rostro, la mujer pidió a las personas que han sufrido algún tipo de agresión, que no se queden callados, que denuncien a las autoridades, pidió que no se normalice la agresión a ningún personal en general.

Finalizaron la rueda de prensa descartando que ellos hayan convocado a una manifestación a las afueras del mencionado bar, pues dijeron que son integrantes de la misma comunidad quienes se han organizado para realizarla, también descartaron que no buscan cerrar el negocio, sino solo justicia.

Síguenos en Facebook.

ALCHILE Síguenos en Google News